Inicio / Start up

15 dic. 2009

Scout Niblett, un huracán en mitad de la calma

Se limpia la nariz varias veces con la manga de su jersey roto -y aparentemente sacado de la basura- y continúa arpegiando con su mano derecha los acordes simples que destripan su complejo carácter. Scout Niblett pasa por el Primavera Club '09 de Madrid como una bella dama entre los viejos hombres de la cárcel. Con unos leotardos rojos un par de tallas más de lo debido, sin presentación apalabrada ni pruebas de sonido. Sólo pide un poco de vodka y que pongan unos focos más oscuros. Se parte, le encanta reírse y cuando lo hace contagia la sensación de cercanía y complicidad que ella misma siente ante el público desconocido. Pero marca las distancias desde la primera canción. No es una chica cualquiera, ni una artista mediocre.

La sala Nasti de Madrid se llenó el pasado 11 de diciembre para recibir a una de las joyas de este festival que por segunda vez se celebró, a la vez que en Barcelona, en la capital. Y cumplió con creces las expectativas de sus fans, y de los que desconocían su música hasta verla tocar ese mismo día. Con acordes muy simples y quiebros en mitad de la canción, que rompían con el silencio y evocaban la imagen de una misma rompiendo un coche con un bate béisbol o tirando los muebles por la ventana, la pequeña sala se convirtió en un reducto de sensaciones profundas. Rabia desbocada e intimidad comprimida. Compungida y liberada. Scout Niblett sabe lo que hace.

Se atreve con la batería, sólo batería y voz, sólo guitarra eléctrica y voz. Sólo Scout. Toca las buenas, las que le gustan, las que no conocemos tanto. Dinosour Egg, The Bell, Lucy Lucifer... y de repente se marcha, sin decir adiós, sólo "thanks", y sin cantar su último gran éxito, Kiss, publicado en 2007 en el álbum 'This fool can die now' haciendo dueto en esta canción con Bonnie 'Prince' Billy (Will Oldham). Pero es un amago. Un amago improvisado por un público que no permitirá que la joya que les han permitido ver durante un rato desaparezca sin ofrecer uno de sus mejores destellos. Y aunque asegura que no le queda voz para seguir cantando, eclipsa cualquier cosa que suceda en un millón de kilómetros a la redonda. Cuando Scout sube al escenario, el escenario se extiende al mundo, y sólo, sólo, se queda ella contigo.

A continuación os 'cuelgo' un vídeo de Scout Niblett tocando Dinosaur Egg (del álbum 'This fool can die now') en el Sheperds Bush Empire (London, 11/02/07). Si os gusta o queréis oír más de ella, en Spotify y You Tube encontraréis más.





No hay comentarios:

Publicar un comentario